Componentes de un sistema fotovoltaico (Parte 2)

Componentes de un sistema fotovoltaico (Parte 2)

En la primera parte de este artículo te contábamos en términos generales qué es un sistema solar fotovoltaico, su funcionamiento y cómo produce energía eléctrica transformando la radiación solar. En esta segunda parte, describiremos en mayor detalle cada uno de los dispositivos que componen un sistema fotovoltaico y sus funciones.

Un sistema solar fotovoltaico se compone de: celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo). A continuación se describen cada uno de los dispositivos y sus funciones correspondientes.

  • La celda o célula fotovoltaica, es elemento primordial de la instalación, ya que se encarga de convertir directamente los fotones provenientes de la radiación solar en energía eléctrica (corriente continua). Ésta se compone de láminas de material semiconductor y su producción de energía depende siempre de la irradiancia (nivel de iluminación) que incide sobre ellas.
  • Los módulos fotovoltaicos o paneles solares se forman por un conjunto de células encapsuladas, conectadas eléctricamente y montadas sobre una estructura de soporte. Existen tipos de paneles diferenciados por su fabricación en donde poseen células de silicio cristalino (monocristalino y multicristalino) y silicio amorfo.
  • El regulador de carga es el nexo de unión entre los paneles solares y los elementos de consumo. Protege a los acumuladores o baterías fijando el valor de la tensión nominal (tensión máxima que alcanza).  El regulador trabaja en la parte de carga de la batería en donde entrega carga suficiente al acumulador y evita situaciones de sobrecarga, y también en la parte de descarga (o consumo) en donde asegura suministro eléctrico suficiente y evita la descarga excesiva de las baterías.
  • Los acumuladores o baterías están presentes sólo en sistemas fotovoltaicos autónomos. Estos son cargados desde la energía producida por los paneles solares, luego se almacena la energía y finalmente es entregada al consumidor durante los periodos sin luz solar.
  • El inversor convierte la energía o corriente continua (DC)  del sistema fotovoltaico en corriente alterna (AC), de esta manera la energía podrá ser inyectada a la red eléctrica de distribución o utilizada en instalaciones aisladas. En las instalaciones conectadas a la red su misión es entregar corriente alterna de iguales valores para evitar perturbaciones sobre la red de distribución, de esta manera el inversor convierte la DC en AC en valor eficaz y frecuencia específicas según sea el tipo de red (monofásica, bifásica o trifásica). En las instalaciones autónomas el inversor alimenta a los aparatos que trabajan con corriente alterna, como electrodomésticos.

 

Tanto en los proyectos de gran escala, como en los industriales o domiciliarios, las plantas fotovoltaicas (FV) tienden a sufrir alteraciones asociadas a algunos de sus componentes y a factores propios o externos. En este sentido, el monitoreo constante y correcto mantenimiento de la planta juega un papel fundamental. 

SolarTracker monitorea la operación de tus sistemas fotovoltaicos, permitiéndote acceder en cualquier momento a reportes con indicadores clave y un completo set de sugerencias para optimizar tu plan de mantenimiento, maximizando el rendimiento  y la vida útil de las plantas solares que operas.

Si estás interesado en conocer más sobre los factores que inciden en el funcionamiento de los sistemas fotovoltaicos, te invitamos a revisar la tercera parte de este artículo.

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

En la primera parte de este artículo te contábamos en términos generales qué es un sistema solar fotovoltaico, su funcionamiento y cómo produce energía eléctrica transformando la radiación solar. En esta segunda parte, describiremos en mayor detalle cada uno de los dispositivos que componen un sistema fotovoltaico y sus funciones.

Un sistema solar fotovoltaico se compone de: celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo). A continuación se describen cada uno de los dispositivos y sus funciones correspondientes.

  • La celda o célula fotovoltaica, es elemento primordial de la instalación, ya que se encarga de convertir directamente los fotones provenientes de la radiación solar en energía eléctrica (corriente continua). Ésta se compone de láminas de material semiconductor y su producción de energía depende siempre de la irradiancia (nivel de iluminación) que incide sobre ellas.
  • Los módulos fotovoltaicos o paneles solares se forman por un conjunto de células encapsuladas, conectadas eléctricamente y montadas sobre una estructura de soporte. Existen tipos de paneles diferenciados por su fabricación en donde poseen células de silicio cristalino (monocristalino y multicristalino) y silicio amorfo.
  • El regulador de carga es el nexo de unión entre los paneles solares y los elementos de consumo. Protege a los acumuladores o baterías fijando el valor de la tensión nominal (tensión máxima que alcanza).  El regulador trabaja en la parte de carga de la batería en donde entrega carga suficiente al acumulador y evita situaciones de sobrecarga, y también en la parte de descarga (o consumo) en donde asegura suministro eléctrico suficiente y evita la descarga excesiva de las baterías.
  • Los acumuladores o baterías están presentes sólo en sistemas fotovoltaicos autónomos. Estos son cargados desde la energía producida por los paneles solares, luego se almacena la energía y finalmente es entregada al consumidor durante los periodos sin luz solar.
  • El inversor convierte la energía o corriente continua (DC)  del sistema fotovoltaico en corriente alterna (AC), de esta manera la energía podrá ser inyectada a la red eléctrica de distribución o utilizada en instalaciones aisladas. En las instalaciones conectadas a la red su misión es entregar corriente alterna de iguales valores para evitar perturbaciones sobre la red de distribución, de esta manera el inversor convierte la DC en AC en valor eficaz y frecuencia específicas según sea el tipo de red (monofásica, bifásica o trifásica). En las instalaciones autónomas el inversor alimenta a los aparatos que trabajan con corriente alterna, como electrodomésticos.

 

Tanto en los proyectos de gran escala, como en los industriales o domiciliarios, las plantas fotovoltaicas (FV) tienden a sufrir alteraciones asociadas a algunos de sus componentes y a factores propios o externos. En este sentido, el monitoreo constante y correcto mantenimiento de la planta juega un papel fundamental. 

SolarTracker monitorea la operación de tus sistemas fotovoltaicos, permitiéndote acceder en cualquier momento a reportes con indicadores clave y un completo set de sugerencias para optimizar tu plan de mantenimiento, maximizando el rendimiento  y la vida útil de las plantas solares que operas.

Si estás interesado en conocer más sobre los factores que inciden en el funcionamiento de los sistemas fotovoltaicos, te invitamos a revisar la tercera parte de este artículo.

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

En la primera parte de este artículo te contábamos en términos generales qué es un sistema solar fotovoltaico, su funcionamiento y cómo produce energía eléctrica transformando la radiación solar. En esta segunda parte, describiremos en mayor detalle cada uno de los dispositivos que componen un sistema fotovoltaico y sus funciones.

Un sistema solar fotovoltaico se compone de: celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo). A continuación se describen cada uno de los dispositivos y sus funciones correspondientes.

  • La celda o célula fotovoltaica, es elemento primordial de la instalación, ya que se encarga de convertir directamente los fotones provenientes de la radiación solar en energía eléctrica (corriente continua). Ésta se compone de láminas de material semiconductor y su producción de energía depende siempre de la irradiancia (nivel de iluminación) que incide sobre ellas.
  • Los módulos fotovoltaicos o paneles solares se forman por un conjunto de células encapsuladas, conectadas eléctricamente y montadas sobre una estructura de soporte. Existen tipos de paneles diferenciados por su fabricación en donde poseen células de silicio cristalino (monocristalino y multicristalino) y silicio amorfo.
  • El regulador de carga es el nexo de unión entre los paneles solares y los elementos de consumo. Protege a los acumuladores o baterías fijando el valor de la tensión nominal (tensión máxima que alcanza).  El regulador trabaja en la parte de carga de la batería en donde entrega carga suficiente al acumulador y evita situaciones de sobrecarga, y también en la parte de descarga (o consumo) en donde asegura suministro eléctrico suficiente y evita la descarga excesiva de las baterías.
  • Los acumuladores o baterías están presentes sólo en sistemas fotovoltaicos autónomos. Estos son cargados desde la energía producida por los paneles solares, luego se almacena la energía y finalmente es entregada al consumidor durante los periodos sin luz solar.
  • El inversor convierte la energía o corriente continua (DC)  del sistema fotovoltaico en corriente alterna (AC), de esta manera la energía podrá ser inyectada a la red eléctrica de distribución o utilizada en instalaciones aisladas. En las instalaciones conectadas a la red su misión es entregar corriente alterna de iguales valores para evitar perturbaciones sobre la red de distribución, de esta manera el inversor convierte la DC en AC en valor eficaz y frecuencia específicas según sea el tipo de red (monofásica, bifásica o trifásica). En las instalaciones autónomas el inversor alimenta a los aparatos que trabajan con corriente alterna, como electrodomésticos.

 

Tanto en los proyectos de gran escala, como en los industriales o domiciliarios, las plantas fotovoltaicas (FV) tienden a sufrir alteraciones asociadas a algunos de sus componentes y a factores propios o externos. En este sentido, el monitoreo constante y correcto mantenimiento de la planta juega un papel fundamental. 

SolarTracker monitorea la operación de tus sistemas fotovoltaicos, permitiéndote acceder en cualquier momento a reportes con indicadores clave y un completo set de sugerencias para optimizar tu plan de mantenimiento, maximizando el rendimiento  y la vida útil de las plantas solares que operas.

Si estás interesado en conocer más sobre los factores que inciden en el funcionamiento de los sistemas fotovoltaicos, te invitamos a revisar la tercera parte de este artículo.

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

También te puede interesar



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *