¿Qué es un sistema fotovoltaico? (Parte1)

¿Qué es un sistema fotovoltaico? (Parte1)

Los sistemas solares fotovoltaicos (FV) se ocupan de la conversión directa de la energía solar en energía eléctrica. Esta transformación se realiza mediante el trabajo simultáneo de diferentes dispositivos, sin embargo, el principal captador de la radiación solar y razón por la cual se produce el efecto fotovoltaico son las celdas solares, las cuales se fabrican con materiales semiconductores, como el silicio. Una vez que los átomos presentes en las celdas solares reciben los fotones, se liberan electrones que circulan a través del material semiconductor y se produce energía eléctrica.

Los sistemas fotovoltaicos producen energía únicamente cuando reciben radiación solar, de esta manera, la energía eléctrica producida es directamente proporcional a la irradiancia solar que reciben las celdas fotovoltaicas de los paneles solares. Sin embargo, existen diferentes tipos de instalaciones que permiten proveer de energía eléctrica al consumidor, independiente de la radiación que se reciba, ya que poseen un sistema de almacenamiento energético externo, como por ejemplo, un sistema fotovoltaico autónomo o aislado de la red en donde generalmente se utilizan baterías de almacenamiento; o un sistema fotovoltaico conectado a la red en donde los excedentes de energía se inyectan directamente en la red eléctrica de distribución para ser utilizado cuando se requiera.

La cantidad de energía eléctrica que se genere va a depender de las horas que el panel solar reciba radiación, además del tipo, calidad y cantidad de módulos instalados, su orientación, inclinación y potencia nominal (potencia máxima que soporta el panel solar).

De modo general, un sistema fotovoltaico se compone de la celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo).

Al poseer diferentes dispositivos que permiten el funcionamiento del sistema solar fotovoltaico, estos también poseen factores que lo alteran, clasificándose en factores propios (como la temperatura de funcionamiento de los paneles fotovoltaicos o la reflexión y suciedad en la superficie de los paneles solares)  y factores externos (como los efectos de las variaciones climáticas, el ángulo de inclinación de los paneles fotovoltaicos o el sombreado en la superficie del panel solar)  que van a afectar de manera significativa el rendimiento del sistema fotovoltaico.

Si estás interesado en conocer más sobre los distintos componentes de un sistema fotovoltaico y de los factores que inciden en su funcionamiento, te invitamos a revisar la segunda y tercera parte de este artículo:

Parte 2: Componentes de un sistema fotovoltaico

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

 

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

Los sistemas solares fotovoltaicos (FV) se ocupan de la conversión directa de la energía solar en energía eléctrica. Esta transformación se realiza mediante el trabajo simultáneo de diferentes dispositivos, sin embargo, el principal captador de la radiación solar y razón por la cual se produce el efecto fotovoltaico son las celdas solares, las cuales se fabrican con materiales semiconductores, como el silicio. Una vez que los átomos presentes en las celdas solares reciben los fotones, se liberan electrones que circulan a través del material semiconductor y se produce energía eléctrica.

Los sistemas fotovoltaicos producen energía únicamente cuando reciben radiación solar, de esta manera, la energía eléctrica producida es directamente proporcional a la irradiancia solar que reciben las celdas fotovoltaicas de los paneles solares. Sin embargo, existen diferentes tipos de instalaciones que permiten proveer de energía eléctrica al consumidor, independiente de la radiación que se reciba, ya que poseen un sistema de almacenamiento energético externo, como por ejemplo, un sistema fotovoltaico autónomo o aislado de la red en donde generalmente se utilizan baterías de almacenamiento; o un sistema fotovoltaico conectado a la red en donde los excedentes de energía se inyectan directamente en la red eléctrica de distribución para ser utilizado cuando se requiera.

La cantidad de energía eléctrica que se genere va a depender de las horas que el panel solar reciba radiación, además del tipo, calidad y cantidad de módulos instalados, su orientación, inclinación y potencia nominal (potencia máxima que soporta el panel solar).

De modo general, un sistema fotovoltaico se compone de la celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo).

Al poseer diferentes dispositivos que permiten el funcionamiento del sistema solar fotovoltaico, estos también poseen factores que lo alteran, clasificándose en factores propios (como la temperatura de funcionamiento de los paneles fotovoltaicos o la reflexión y suciedad en la superficie de los paneles solares)  y factores externos (como los efectos de las variaciones climáticas, el ángulo de inclinación de los paneles fotovoltaicos o el sombreado en la superficie del panel solar)  que van a afectar de manera significativa el rendimiento del sistema fotovoltaico.

Si estás interesado en conocer más sobre los distintos componentes de un sistema fotovoltaico y de los factores que inciden en su funcionamiento, te invitamos a revisar la segunda y tercera parte de este artículo:

Parte 2: Componentes de un sistema fotovoltaico

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

 

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

Los sistemas solares fotovoltaicos (FV) se ocupan de la conversión directa de la energía solar en energía eléctrica. Esta transformación se realiza mediante el trabajo simultáneo de diferentes dispositivos, sin embargo, el principal captador de la radiación solar y razón por la cual se produce el efecto fotovoltaico son las celdas solares, las cuales se fabrican con materiales semiconductores, como el silicio. Una vez que los átomos presentes en las celdas solares reciben los fotones, se liberan electrones que circulan a través del material semiconductor y se produce energía eléctrica.

Los sistemas fotovoltaicos producen energía únicamente cuando reciben radiación solar, de esta manera, la energía eléctrica producida es directamente proporcional a la irradiancia solar que reciben las celdas fotovoltaicas de los paneles solares. Sin embargo, existen diferentes tipos de instalaciones que permiten proveer de energía eléctrica al consumidor, independiente de la radiación que se reciba, ya que poseen un sistema de almacenamiento energético externo, como por ejemplo, un sistema fotovoltaico autónomo o aislado de la red en donde generalmente se utilizan baterías de almacenamiento; o un sistema fotovoltaico conectado a la red en donde los excedentes de energía se inyectan directamente en la red eléctrica de distribución para ser utilizado cuando se requiera.

La cantidad de energía eléctrica que se genere va a depender de las horas que el panel solar reciba radiación, además del tipo, calidad y cantidad de módulos instalados, su orientación, inclinación y potencia nominal (potencia máxima que soporta el panel solar).

De modo general, un sistema fotovoltaico se compone de la celda o célula fotovoltaica, módulos fotovoltaicos, regulador de carga, inversor, red eléctrica o baterías de almacenamiento (según su tipo).

Al poseer diferentes dispositivos que permiten el funcionamiento del sistema solar fotovoltaico, estos también poseen factores que lo alteran, clasificándose en factores propios (como la temperatura de funcionamiento de los paneles fotovoltaicos o la reflexión y suciedad en la superficie de los paneles solares)  y factores externos (como los efectos de las variaciones climáticas, el ángulo de inclinación de los paneles fotovoltaicos o el sombreado en la superficie del panel solar)  que van a afectar de manera significativa el rendimiento del sistema fotovoltaico.

Si estás interesado en conocer más sobre los distintos componentes de un sistema fotovoltaico y de los factores que inciden en su funcionamiento, te invitamos a revisar la segunda y tercera parte de este artículo:

Parte 2: Componentes de un sistema fotovoltaico

Parte 3: Factores que alteran el funcionamiento de un sistema fotovoltaico

 

Si quieres optimizar el funcionamiento y producción de tu sistema fotovoltaico, ¡contáctanos! 

También te puede interesar



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *